Unos neumáticos correctamente balanceados, contribuirán a su cuidado, al ahorro de combustible, aportarán seguridad, y mejor sensación al conducir. La vibración del vehículo entre los 80 y 110 km/h son síntomas de problemas.

Por ello es que el balanceo es el procedimiento por medio del cual se ajustan los pesos de una llanta y su rin para mantener un equilibrio correcto entre ambos.

En palabras sencillas, es el servicio en el que se distribuyen uniformemente el peso entre las llantas y los rines. Cuando no se realiza el balanceo, se corre el peligro de perder miles de kilómetros de vida útil.

Existen dos tipos de balanceo: el estático y el dinámico. En el primero, se colocan pequeños pesos en el rin para conseguir dicha estabilidad; y en el segundo, por el contrario, se toma en cuenta el peso de la llanta para realizar el ajuste correspondiente.

Siempre es recomendable revisar oportunamente el balanceo y rotación de los neumáticos cada 3 meses o 5,000 km, para conservar el vehículo en óptimas condiciones. Siempre será recomendable una revisión oportuna para conocer el estado actual de tu vehículo.

En Antumalal contamos con modernas herramientas y el equipo humano calificado para realizar un correcto diagnóstico y oportuno balanceo, como así también el procedimiento idóneo según las necesidades de tu automóvil.