Por regla general, cuando conducimos nuestro coche y notamos que no mantiene una trayectoria estable (se va a la derecha o izquierda 3 cuando soltamos el volante por unos segundos) solemos decir que la alineación de las ruedas está mal.

Además, si se produce una vibración en el volante, o el comportamiento de la dirección es anómalo al realizar las maniobras rutinarias, también podríamos estar ante un problema de alineación.

La alineación del vehículo lo que hace es ajustar la configuración geométrica, el mecanismo de dirección y los elementos de la suspensión según las especificaciones del fabricante. Básicamente lo que hace es restablecer los ángulos de las ruedas para mantenerlas perpendiculares al suelo  y paralelas entre sí.

Una alineación correcta facilitará un desgaste uniforme de los neumáticos, un andar más preciso y, por ende alargar la vida útil de los componentes de la suspensión y dirección, además de los neumáticos.

Por el contrario, si la alineación no es correcta se producirá un desgaste desigual de los neumáticos (tanto delanteros como traseros) provocando no solo inestabilidad al cambiar de dirección, sino que dificultará la maniobrabilidad del vehículo.

En ANTUMALAL disponemos de un moderno sistema de alineación  totalmente computarizado, que ofrece precisión y permite solucionar  los problemas de alineamiento, ajustando las 4 ruedas a una línea central común.